viernes, 7 de noviembre de 2008

Paralizadas las obras del ascensor de las casas colgadas de Cuenca, proyectado por Moneo

Las obras de construcción del ascensor panorámico proyectado por Moneo, para acceder a las casas colgadas de Cuenca desde su parte trasera, han tenido que ser paralizadas por discrepancias entre el arquitecto y el Ayuntamiento.

El proyecto inicial de Moneo consta de una estructura de hilos de titanio, que se integran perfectamente en el entorno, pero que restringen el tráfico a 2 personas por viaje, por temas de peso. Para el Ayuntamiento, esta opción es poco rentable y originaria grandes colas e incomodidades para los turistas.

El consistorio propone que el ascensor sirva para transportar al menos a 15 personas en cada viaje. Según el estudio del arquitecto, esto obligaría a sustituir los hilos de titanio por una estructura con 4 vigas de hormigón armado
de 50 cm. de ancho, a lo que el arquitecto se niega.

El verdadero problema es que las discrepancias surgen cuando las obras llevan ya dos meses en marcha y no hay marcha atrás. De momento las obras se han parado y la oposición critica el lamentable aspecto que presenta este monumento histórico.

1 comentario:

Cadavieco dijo...

Pues yo creo que es la medida más acertada, plausible y pertinente de todas las propuestas hasta ahora, amén de contribuir a la desacralización de la vida cotidiana, insuflando un nuevo aire de corresponsabilidad laica en aras de estructurar un nuevo discurso transversal que vertebre lo económico y lo social con el horizonte puesto en un futuro libre de lastres del fracaso que supuso capitalismo finisecular y que nos aleje, de una vez por todas, de la capa de Ramón García.