miércoles, 29 de octubre de 2008

Polémica por la inauguración en Fuenlabrada de una plaza y un monumento dedicado a la “tortilla de patata”

El alcalde de Fuenlabrada inauguró ayer una escultura en homenaje a la tortilla de patata, situada en una plaza que llevará por nombre “Plaza de la Tortilla de Patata”. Esta iniciativa responde a la demanda de miles de ciudadanos de toda España, que reconocen en la receta algo más que un suculento bocado, y para los que la susodicha tortilla se ha convertido en una seña de identidad que entronca con algunas de nuestras tradiciones más arraigadas.

Pero la polémica ha llegado de la mano de la denominación del homenaje. La oposición del PP se opone enérgicamente a que el nombre de la plaza y escultura sea “Tortilla de Patata”, y no “Tortilla Española”, como según ellos sería lo correcto y apropiado.

Según el portavoz del PP, el PSOE parece empeñado romper la unidad de España y cualquier táctica es buena, como la de enterrar las señas de identidad que nos unen y que a ellos avergüenzan. Este mismo portavoz señala que “la denominación elegida responde a las presiones de los nacionalistas de las vascongadas, donde la tortilla española es un plato especialmente apreciado, pese a quien pese”.

2 comentarios:

Mónica dijo...

Felicito a quienes tuvieron la iniciativa y dejaron a un lado las estuatuas de próceres para dedicarle homenaje a la tortilla. Acá se le podría rendir tributo a la tira de asado o al mate... De todas maneras en eso de no hacer sólo tributo a los padres de la Patria tuvimos ideas brillantes como hacer una estatua del perro Fernando en Chaco o a la tortuga Manuelita en Pehuajo.

mengano dijo...

Efectivamente, en la ardua tarea de nombrar calles y plazas, es norma recurrir a personajes históricos, y como la memoria es coja, el callejero está lleno de bellacos. Pero llama especialmente la atención la absurda polémica desatada con el nombre. Quizá en la cebolla está la respuesta. Un saludo a nuestros lectores de ultramar.